Prix Kindle : EUR 5,99

Économisez
EUR 1,96 (25%)

TVA incluse

Ces promotions seront appliquées à cet article :

Certaines promotions sont cumulables avec d'autres offres promotionnelles, d'autres non. Pour en savoir plus, veuillez vous référer aux conditions générales de ces promotions.

Offrir cet ebook

Offrir en cadeau ou acheter pour plusieurs personnes.
En savoir plus

Acheter et envoyer des ebooks à d'autres personnes

Sélectionnez la quantité souhaitée
Choisissez la méthode d'envoi et achetez l'ebook
Les destinataires peuvent lire l'ebook reçu sur n'importe quel appareil

Seuls des destinataires résidant dans votre pays peuvent récupérer un ebook offert. Les liens de récupération et les ebooks ne peuvent pas être revendus.

Image du logo de l'application Kindle

Téléchargez l'application Kindle gratuite et commencez à lire des livres Kindle instantanément sur votre smartphone, tablette ou ordinateur - aucun appareil Kindle n'est requis. En savoir plus

Lisez instantanément sur votre navigateur avec Kindle pour le Web.

Utilisation de l'appareil photo de votre téléphone portable - scannez le code ci-dessous et téléchargez l'application Kindle.

Code QR pour télécharger l'application Kindle

Amor: Amor y deseo según Isabel Allende: sus mejores páginas (Spanish Edition) par [Isabel Allende]

Suivre l'auteur

Une erreur est survenue. Veuillez renouveler votre requête plus tard.

Amor: Amor y deseo según Isabel Allende: sus mejores páginas (Spanish Edition) Format Kindle

4,6 sur 5 étoiles 329 évaluations

Prix Amazon
Neuf à partir de Occasion à partir de
Format Kindle
5,99 €

Description du produit

Extrait

Las llaves de la lujuria

Nací en el sur del mundo durante la Segunda Guerra Mundial, en el seno de una familia emancipada e intelectual en algunos aspectos, muy pocos, y paleolítica en todos los demás. Me crié en el hogar de mis abuelos, un caserón estrafalario donde deambulaban los fantasmas invocados por mi abuela con su mesa de patas de león, un pesado mueble español que, después de dar varias vueltas por el mundo, terminó en mi poder en California. Vivían allí dos tíos solteros, bastante excéntricos, como casi todos los miembros de mi familia. Uno de ellos había pasado varios años en la India y volvió convertido en faquir, se alimentaba de zanahorias y andaba cubierto apenas por un taparrabo, recitando los múltiples nombres de Dios en sánscrito. El otro era un personaje apasionado de la lectura, huraño y generoso, parecido en aspecto a Carlos Gardel, el ruiseñor del tango. (Ambos sirvieron de modelos —algo exagerados, lo admito— para Jaime y Nicolás Trueba en La casa de los espíritus.) Gracias al tío amante de la lectura, la casa estaba llena de libros que se amontonaban por todas partes, crecían como una flora indomable y se reproducían en el secreto de la noche. Nadie censuraba o guiaba mis lecturas; así, leí al Marqués de Sade a los nueve años, pero sus textos eran demasiados avanzados para mi edad, ya que el autor daba por sabidas cosas que yo ignoraba por completo, me faltaban referencias elementales. El único hombre que había visto desnudo era mi tío, el faquir, sentado en el patio en la posición del loto contemplando la luna, y me sentí defraudada por ese pequeño apéndice que descansaba entre sus piernas y cabía holgadamente en mi estuche de lápices de colores. ¿Tanto alboroto por eso?

A los once años yo vivía en Bolivia, porque mi madre se había casado con un diplomático, hombre de ideas avanzadas, que me puso en un colegio mixto. Tardé varios meses en acostumbrarme a convivir con varones, andaba eternamente con las orejas rojas y el corazón a saltos, me enamoraba cada día de un chico diferente. Mis compañeros eran unos salvajes cuyas actividades se limitaban al fútbol y las peleas en el recreo, mientras que las niñas estábamos en la etapa de medirnos el busto y anotar en una libreta los besos que recibíamos, especificando los detalles: con quién, dónde, cómo. Algunas afortunadas podían escribir: Felipe, en el baño, con lengua. Mi libreta estaba en blanco. Fingía que esas tonterías no me interesaban, me vestía de hombre y trepaba a los árboles para disimular que era casi enana y tenía el sex-appeal de un pollo desplumado.

En la clase de biología nos enseñaban algo de anatomía, pero conocíamos mejor el sistema reproductivo de la mosca que el nuestro. Eran tantos los eufemismos para describir el proceso de gestación de un crío, que era imposible visualizarlo; lo más atrevido que nos mostraron fue la estilizada ilustración de una madre amamantando a un recién nacido. Del resto nada sabíamos y nunca nos mencionaron el placer, así es que el meollo del asunto se nos escapaba. ¿Por qué los adultos hacían esa cochinada? La erección era un secreto bien guardado por los muchachos, como la menstruación lo era por las niñas. Yo era buena lectora y a veces encontraba alguna referencia oblicua en los libros, pero en esa época ya no contaba con la vasta biblioteca de mi tío y no había literatura erótica en las casas decentes.

En esa escuela mixta de Bolivia las relaciones con los muchachos consistían en empujones, manotazos y recados de las amigas: dice el Keenan que quiere darte un beso; dile que sí pero con los ojos cerrados; dice que ahora ya no tiene más estúpida eres tú; y así nos pasábamos todo el año escolar. La máxima intimidad consistía en masticar por turnos el mismo chicle. Una vez pude luchar cuerpo a cuerpo con el famoso Keenan, un pelirrojo de grandes orejas a quien todas las niñas amábamos en secreto, porque su papá era rico y tenían piscina. Me hizo sangrar por la nariz, pero ese chiquillo pecoso y jadeante aplastándome contra las piedras del patio es uno de los recuerdos más excitantes de mi vida. En otra ocasión, en una fiesta, Keenan me invitó a bailar. A La Paz no había llegado el impacto del rock, que empezaba a sacudir al mundo, y todavía nos arrullaban Nat King Cole y Bing Crosby. (¡Oh, Dios! ¡Era la prehistoria!) Se bailaba abrazados, a veces con las mejillas pegadas, pero yo era tan diminuta que la mía apenas alcanzaba la hebilla del cinturón de cualquier joven normal. Por suerte, Keenan era bajo para su edad. Me apretó un poco y sentí algo duro a la altura del bolsillo de su pantalón y de mis costillas. Le di unos golpecitos con las puntas de los dedos y le pedí que se quitara las llaves, porque me hacían daño. Salió corriendo y no regresó a la fiesta. Ahora, que conozco mejor la naturaleza masculina, la única explicación que se me ocurre para su comportamiento es que tal vez no eran las llaves. Pobre niño.
--Ce texte fait référence à une édition épuisée ou non disponible de ce titre.

Biographie de l'auteur

Isabel Allende nació en Perú donde su padre era diplomático chileno. Vivió en Chile entre 1945 y 1975, con largas temporadas de residencia en otros lugares, en Venezuela hasta 1988 y, a partir de entonces, en California. Inició su carrera literaria en el periodismo en Chile y en Venezuela. Su primera novela, La casa de los espíritus, se convirtió en uno de los títulos míticos de la literatura latinoamericana. A ella le siguieron otros muchos, todos los cuales han sido éxitos internacionales. Su obra ha sido traducida a treinta y cinco idiomas. En 2010, fue galardonada con el Premio Nacional de Literatura de Chile, y en 2012, con el Premio Hans Christian Andersen de Literatura por su trilogía El Águila y el Jaguar. --Ce texte fait référence à une édition épuisée ou non disponible de ce titre.

Détails sur le produit

  • ASIN ‏ : ‎ B01C4SKHV2
  • Éditeur ‏ : ‎ PLAZA & JANÉS (17 février 2016)
  • Langue ‏ : ‎ Espagnol
  • Taille du fichier ‏ : ‎ 1230 KB
  • Synthèse vocale ‏ : ‎ Activée
  • Lecteur d’écran  ‏ : ‎ Pris en charge
  • Confort de lecture ‏ : ‎ Activé
  • Word Wise ‏ : ‎ Non activé
  • Pense-bêtes ‏ : ‎ Sur Kindle Scribe
  • Nombre de pages de l'édition imprimée  ‏ : ‎ 196 pages
  • Commentaires client :
    4,6 sur 5 étoiles 329 évaluations

À propos de l'auteur

Suivez les auteurs pour obtenir de nouvelles mises à jour et des recommandations améliorées.
Brief content visible, double tap to read full content.
Full content visible, double tap to read brief content.

Découvrir d'autres livres de l'auteur, voir des auteurs similaires, lire des blogs d'auteurs et plus encore

Commentaires client

4,6 sur 5 étoiles
4,6 sur 5
329 évaluations

Meilleures évaluations de France

Il y a 0 commentaire et 5 évaluations venant de France

Meilleurs commentaires provenant d’autres pays

Maria
4,0 sur 5 étoiles Very romantic/ passionate fragments of Isabel's novels
Commenté au Royaume-Uni 🇬🇧 le 7 juillet 2014
M.J.Carneiro
4,0 sur 5 étoiles Nice
Commenté au Royaume-Uni 🇬🇧 le 14 avril 2014
D. J. Klein
5,0 sur 5 étoiles Representativo das Obras de Isabel Allende
Commenté au Brésil 🇧🇷 le 16 janvier 2020
3 personnes ont trouvé cela utile
Signaler un abus
Clear_9
3,0 sur 5 étoiles Mi aspettavo di meglio
Commenté en Italie 🇮🇹 le 5 septembre 2013
Une personne a trouvé cela utile
Signaler un abus
silvana aparecida da silva
5,0 sur 5 étoiles Textos curtos e de leitura prazerosa
Commenté au Brésil 🇧🇷 le 4 janvier 2019
6 personnes ont trouvé cela utile
Signaler un abus
Signaler un problème

Cet article contient-il des contenus inappropriés ?
Pensez-vous que cet article enfreint un droit d'auteur ?
Est-ce que cet article présente des problèmes de qualité ou de mise en forme ?